Titrack, la solución que llegó para quedarse